Vence tu zona de confort

Cómo Leonardo da Vinci salió de su zona de comodidad Todo el mundo piensa que los grandes genios universales nunca salieron de su zona de comodidad. ¡Qué suerte tuvo Leonardo da Vinci! ¡Qué listo era! Es fácil creer que lo tuvo fácil, que todo le salía completamente natural y que todo lo que tocaba se volvía obedientemente en oro. Sin fracasos, sin dolor, sin dudas, sin incertidumbres… sin salir de su zona de comodidad.

Pero no fue así. Leonardo da Vinci lo sabía todo sobre disciplina y salir de su zona de comodidad. Experimentó toneladas de resistencia en su búsqueda de descubrimientos. Y el secreto de su éxito, según los historiadores, fue éste: Tolerar largos períodos de incertidumbre y seguir. Fuerza de voluntad y disciplina para tolerar la incertidumbre fueron los compañeros constantes de Leonardo da Vinci. Muchos no saben que varios de los proyectos más ambiciosos de Leonardo se quedaron en meros apuntes porque no tuvo el coraje de completarlos.

Dejó muchos proyectos a medio terminar y a sus benefactores enfurecidos. ¿O crees que Leonardo no se rindió en varias ocasiones? Se rindió, pero su disciplina le hizo continuar luchando para que sus ideas evolucionasen. Tampoco se sabe que fue una persona sin la escuela más elemental. Lo que para muchos sería un hándicap, para él fue la clave de sus posteriores éxitos. Sin estructuras académicas que le limitaran, su imaginación corrió salvajemente.

Saliendo de su zona de comodidad vio infinitas posibilidades. Por eso muchos de sus inventos, como el paracaídas y el helicóptero, estaban cientos de años adelantados a su tiempo. Pasó su vida explorando esos potenciales y convenciendo a otros de que lo que parecía imposible era posible. Esa fue su disciplina de por vida. Y si el gran Leonardo desarrolló tolerancia a la zona incómoda, te aseguro que tú también puedes. ¿Por qué no? Leonardo era humano y sólo tenía un cerebro. Hay que compararse con los hombres y mujeres que alcanzaron algo grande. ¿Si ellos lo consiguieron por qué tú no? La gente como John Lennon tampoco nació con su genio. Trabajó lo que hubiera tenido que trabajar para desarrollar su talento. A los Beatles les rechazaron en todas las discográficas, pero siguieron persistiendo y desarrollándose. Creemos que los que tienen éxito llegaron sin dolor, pero no es así. Todo el que tiene una carrera de renombre necesita un aprendizaje.

Los periódicos sólo nos muestran los casos de gente que aprovecha un atajo del sistema, pero luego lo pagan y desaparece (esto último no lo vemos). No hay comida gratis. Todos pagan. Pero te daré la buena noticia: los últimos descubrimientos de la física cuántica están de nuestro lado, tenemos millones de células en nuestro cuerpo. El mismo número que tuvo Leonardo da Vinci, Goya o Mozart. Estamos hechos del mismo material de nuestros predecesores. La grandeza del pasado es saber que cualquier cosa es posible. Insisto: ¿Por qué tú no? Somos injustos si endiosamos a los otros, porque automáticamente nos descalificamos y perjudicamos a los que podríamos favorecer con nuestro talento. No sólo es nuestro derecho alcanzar algo grande, sino que debemos dejar una herencia a los que vienen.

Los que consiguieron grandes cosas hace cien años no querían estar en un pedestal, querían demostrarnos que todos podemos ser grandes, que sólo es una cuestión de buenos hábitos. Nos mostraron las escaleras para que subiéramos nosotros mismos. Porqué rompiendo tu zona de comodidad te harás más fuerte… y estarás más cómodo aún Sólo tienes que afilar tu pensamiento limitado, abrirlo a conceptos más amplios y romper las restricciones. Sólo tienes que disciplinarte a salir de tu zona de comodidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *